Diario/20 de noviembre

Ayer, durante toda la tarde y parte de la noche
metido en la redacción, trabajando de guardia.
       Nada especial durante las horas. Lento, eso sí,
más de lo acostumbrado, por la espera de noticias
que no terminaban de llegar.
       Un trabajo este de meteorólogo o atisbador de nubes,
controlador del clima, mayordomo de caprichosos vientos
que lo mueven todo por la ciudad.
       Esperamos grandes cosas: la liberación de un alcalde preso,
declaraciones de rigor, comentarios y reacciones.
       A las diez y media la lluvia cantaba sobre el asfalto.
       El aire del recinto soplaba su aliento ártico
sobre monitores y sillas.
       Nadie fue finalmente puesto en libertad.
       La página deportiva cambió para actualizar los números
de la jornada (aquel equipo del litoral destrozó a su adversario).
       Cuando no ocurren los eventos esperados
el momento se desagua y perdemos con él la gana de una expectativa
que alimentó la espera
       y su cesación nos frustra aunque no lo verbalicemos
aunque sigamos metidos en nuestros cuatro muros personales
o nos hayamos puesto a escuchar alguna música o a hojear
las páginas de un libro.
       Termina la jornada.
       Me retiro lleno de minutos que ahora son cáscaras.
Anuncios

2 comentarios en “Diario/20 de noviembre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s