Caminamos

 

Caminamos en este tiempo
por los confines del jardín.
Lejos de su centro, aquel
no puede intervenir aun cuando
todo alrededor le pertenezca.
Venimos a una tierra sin adjudicar
cedida apenas para un breve estar y seguir.
Y aquí vamos. Pugnamos
por encontar en lo conocido
un rincón más privado,
algo que sin nombre podamos
llamar nuestro.
Preparamos un lecho de hojarasca,
reunimos guijarros, encedemos
yesca para luego levantar calor.
Nos damos a la noche como fragmentos
libres del peso de un destino
impuesto, de una vigilia y una orden.
Esto nos corresponde:
andar el borde lejano del Edén
donde los animales
pueden amarse, y repetir y volver
a decirse la palabras
que dan comienzo a todo.
En las fronteras de la creación:
vivos para rememorar.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s